Warner Music

El cuarteto estadounidense Sister Sledge se une a la larga lista de artistas que demandan a Warner Music Group, una de las cuatro grandes discográficas, por apropiarse indebidamente de una parte del dinero que les corresponde en concepto de venta de música digital.

Las autoras del mítico ‘We are family’ se unen así a nombres como Whitesnake, Ronee Blakely, Rob Zombie, Peter Frampton o el mismísimo Eminem, a quién un tribunal estadounidense ya dio la razón el año pasado reconociendo que la música que se distribuye a través de plataformas digitales está licenciada, y nada tiene que ver con la venta física de música.

La multinacional utiliza esta sucia triquiñuela para pagar menos dinero del que corresponde a sus propios artistas, dinero que por supuesto va destinado a enriquecer sus propias arcas. De esta manera, y considerando las ventas de música digital como ventas individuales de canciones en vez de licencias de música, la compañía paga únicamente entre un 8% y un 12% del total de las ventas, en vez del 25% o el 50% al que los artistas tendrían derecho.

No contenta con esto, la compañía discográfica sigue restando a algunos músicos y autores una parte correspondiente a discos destruidos, extraviados, robados, o no vendidos, a pesar de tratarse de música en formato digital. Escandaloso.

Via | Billboard.biz y tuexperto.com