Más de tres décadas han tenido que esperar los afganos para volver a escuchar en las calles y locales de su capital el riff de una guitarra eléctrica, el bombo de una batería o una línea de bajo, concretamente el tiempo que ha transcurrido desde que el antiguo régimen talibán, que gobernó con mano dura...