Cuando se finalizó el desalojo, que transcurrió con "normalidad", con el recuento se comprobó que en el interior había 840 personas cuando la sala sólo tenía un aforo de 219 personas.