No creo que exista nadie que a estas alturas no se haya enterado pero anoche tuvo lugar en el teatro Kodak de Hollywood la gran fiesta del cine, la gala de entrega de los Oscar 2010. Fue una gala aburrida, donde solo Ben Stiller fue capaz de arrancar una risas del público asistente cuando salió...