Hoy en día, muchos artistas recaudan más por la venta de merchandising que por su propia música, e incluso no es extraño que haya gente que se piense que Ramones o Joy Division son marcas textiles y no bandas de rock.