Corría el minuto 88 de partido y la superioridad de los nuestros era absoluta. Una posesión del balón de más de un 70% y un marcador favorable de 4-0 tras el doblete de Torres y los goles de Silva y Cesc, que salió desde el banquillo. Irlanda estaba matemáticamente eliminada.