Privilege Ibiza, la que dicen es probablemente la discoteca más grande del mundo, se despide de una temporada memorable.