La música es también una vía eficaz para condicionar nuestras emociones, manipular nuestras decisiones de compra, enardecer a nuestros soldados en la batalla o intimidar a los del enemigo.