El de Manchester, vegetariano confeso, afirmó que las recientes y desafortunadas acciones del terrorista de ultraderecha Anders Breivik no eran nada si las comparábamos con las acciones de las cadenas de restaurantes McDonald’s o Kentucky Fried Chicken.