El Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York, en una iniciativa conjunta con la organización benéfica Sing for Hope y el artista Luke Jerram, ha repartido nada más y nada menos que setenta pianos por las calles de la ciudad con el objetivo de que la gente pueda sentarse tranquilamente y deleitar a los demás...