La RIAA (Recording Industry Association of America), para los que lo desconocen, lo que vendría a ser la SGAE estadounidense, ha demandado al cliente P2P LimeWire daños y perjuicios por la escandalosa cifra de 72 billones de dólares.