Es lunes, el final del verano se palpa en el ambiente, pero aún así una historia como esta es capaz de arrancarte una sonrisa para empezar bien la semana y hacerte ver que todavía hay cosas y personas que valen la pena ahí fuera. Sucedió en la segunda guerra mundial, poco después del famoso desembarco...