La Ley de Propiedad Intelectual ampliará a particulares su vigilancia sobre las webs.