Cobran cientos de miles de dólares por apenas unas horas de trabajo, algunos incluso millones. Viajan en primera clase, en avión privado, y duermen en los mejores hoteles de cada ciudad, siempre viajando. Están siempre rodeados de chicas guapas y modelos.