Un promotor británico plantea a Benicàssim un festival alternativo al FIB. El responsable de Glastonbury explora posibilidades tras los problemas de la empresa del certamen.