Cuando el sol empieza a esconderse bajo las aguas del lago de Constanza, los formidables espectáculos del Festival de Bregenz levantan su imaginario telón sobre el mayor escenario flotante del mundo.