Videoclip para la sonadísima colaboración entre Skrillex, el productor de moda en el mundo del dubstep, y Damian Marley, hijo del mismísimo rey del reggae. La fusión perfecta entre ambos estilos.