Una casa enorme, litros de Jägermeister, DJ's, música en vivo, gente y, como no, muchísimas sorpresas más.