Ulf Ekberg, uno de los fundadores de Ace of Base, empezó su carrera siendo un skin-head neonazi.