Freddy Mercury @ Hotel Pikes, Ibiza

Pocos días después de conocer que el VIH le había herido de muerte, Mercury celebró en septiembre de 1987 la que todavía está considerada como la madre de todas las fiestas jamás celebrada en Ibiza (según reconoce incluso la Wikipedia), hasta el punto de que hoy en día todavía se sigue celebrando cada 5 de septiembre.

En aquella ocasión la lista alcanzó más de medio millar de invitados, se hincharon miles de globos de helio gigantes, se bebieron 350 botellas de Moët Chandon, se rompieron 232 vasos facturados al mánager de Queen, y una tarta con la forma de la Sagrada Familia saltó por los aires antes de que la voz de We will rock you pudiera soplar las velas, y que tuvo que ser remplazada de urgencia por otra de dos metros de largo decorada con los primeros compases de Barcelona.

En la recepción del hotel se conservala única foto que existe de esa fiesta, en la que Freddy Mercury, como una aparición, corta el primer trozo de su tarta.

Freddy Mercury ha regresado a Ibiza y esta vez es para quedarse. En su habitación del Hotel Pikes de San Antonio acaban de poner sábanas limpias; y su bar privado ha sido decorado expresamente para la invocación de un espíritu tan especial: crucifijos dorados, velas mexicanas, champán frío y una selección de retratos de los sacerdotes más sexys del calendario vaticano.

Continuar leyendo en El Mundo de Baleares