FIB 2006

Alerta ante la más que posible cancelación de uno de los festivales más importantes de nuestro país a solo 16 días de su celebración. La empresa organizadora, inmersa en un concurso de acreedores, admite los retrasos en el montaje, que debería haber empezado hace ya cuatro días, y deja en el aire la celebración del certamen.

Según El País, la voz de alarma ha saltado este martes al trascender en la localidad castellonense que se han anulado reservas hoteleras de los trabajadores que habitualmente montan los escenarios, las carpas, los vallados y las lonas. Las empresas proveedoras han decidido no iniciar los trabajos al no recibir garantías de cobro. Las empresas ya arrastran impagos y deudas del pasado año. Hasta un total de cuatro millones de euros se adeudan a los proveedores.

En ABC, por su parte, indican que el ritmo de venta de entradas no compensa el caché de los artistas que integran el cartel. El pasado 5 de junio la organización anunció que se habían vendido 20.000 entradas y esperaba una asistencia de 30.000 espectadores al día.

Desde la organización se insiste, según El Mundo, en que el montaje lleva unicamente un retraso de tres o cuatro días, y los abonos siguen a la venta, pero si tenemos en cuenta que el administrador concursal no ha firmado todavía ningún contrato para los proveedores de la edición de este año, todo parece indicar que estaríamos ante el primer verano sin FIB después de 18 años.