Juan Claudio Cifuentes

El pasado 12 de diciembre tuvimos el placer y la suerte de reunimos con Juan Claudio Cifuentes y el artista Javier Provencio Torres en el Café Comercial para hablar lo ninguneado que está el mundo del jazz y de las dificultades que se encuentran aquellos que quieren empezar, vivir y sobrevivir en este mundo.

Juan Claudio Cifuentes (París, 1941) es la voz del jazz en nuestro país. Es un crítico profesional especializado en música jazz que cuenta con más de 40 años de experiencia en radio y televisión en España. Esta labor de difusión y divulgación le ha llevado a conseguir el Premio Ondas.

Después de pasar casi 20 años trabajando en la industria musical, en 1971 arranca su andadura en la radio. Lo hace con su programa ‘Jazz Porque Sí‘, decano en la radio española y que lleva emitiéndose ininterrumpidamente desde hace más de 40 años en diferentes emisoras. Actualmente puede escucharse en Radio Clásica de RNE los lunes, de 00.00 a 02.00 horas, y los miércoles y viernes, de 00.00 a 01.00 horas. También en RNE podemos escuchar su otro programa de radio, ‘A Todo Jazz‘, que se emite en Radio 3 cada sábado y domingo a las 14:00h. En los tiempos que vivimos, en los que sólo sobrevive aquello que vende, sobra decir que el éxito que ha tenido se debe a la gran calidad de los contenidos y a que no hay quién le pueda hacer sombra.

Su afición al jazz empezó a los once años con un tocadiscos de plástico que le regaló su padrino junto con un LP de Glenn Miller. Durante estos cuarenta años, nuestro periodista de jazz por excelencia también ha tenido tiempo de presentar durante siete años el mítico programa de televisión ‘Jazz Entre Amigos’ en La 2 de RTVE y de traducir, organizar o publicar innumerables obras, guías y artículos en diferentes publicaciones escritas, como la legendaria Aria Jazz, además de convertirse en uno de los personajes más entrañables y queridos de la radio y el mundo de la música. No es de extrañar por tanto que sea requerido para la presentación de múltiples festivales.

Crisis, Cultura, sitios donde disfrutar del Jazz y el Jazz ¿qué opinas de esto?

Los recortes económicos están mermando a la cultura, poniendo en serio peligro sitios donde tocar como es el caso del Club San Juan Evangelista. Cultura no da un duro y, por la crisis, es normal que las subvenciones privadas se pierdan, como la que recibía por parte de El Corte Inglés, que durante décadas ha ayudado al Johnny. En algunos casos, como es el que ocupa al Bogui, estuvo durante años cerrado por quejas de los vecinos. El dueño del bar lo ha tenido cerrado, asumiendo los gastos hasta que ha obtenido la licencia, ha adecuado el sonido y se están haciendo conciertos buenos e importantes. El hecho de que funcione a día de hoy, se debe a que, tras los conciertos, la sala se está aprovechando como bar de copas con música más comercial, por lo que va más gente a disfrutar de la noche. Esto también lo hacen otras salas en el resto de España para poder sobrevivir.

En el resto de Europa, como en Francia, existe más respecto y consideración ya que intervienen estamentos como el mismo Ministerio de Cultura que financia la creación y mantenimiento de la Orquesta Nacional de Jazz, donde los músicos, además de instruirse, se diploman, siendo algo prestigioso. En España no se da ese caso, Cultura no da nada y las que hacen algo son las escuelas superiores, como pueden ser el Musikene en San Sebastián, ESMUC en Barcelona o CSMV de Valencia.

La cantidad de dinero que tienen los ayuntamientos para los festivales es menor, por lo que en su mayoría intervienen marcas de bebidas para poder hacerlos, aunque sean de menos días, intentando mantener una buena propuesta, ya que hay bastante afluencia, de público. Además es curioso que pasa como con los conciertos de heavy, es un público intergeneracional, pudiendo encontrar a abuelos, padres e hijos.

En muchos casos, más por motivos de recaudación se están invitando a tocar en los festivales de Jazz personas que no son del mundo del Jazz. De este modo se puede hacer caja. Nos expuso un caso de un Festival de Jazz que se realizó en una localidad madrileña en donde una de las actuaciones fue Elton John, que como bien se sabe es uno de los grandes del pop británico, o casos más patrios como Jorge Drexler

Cuando veo las colas para entrar en locales como el Café Central me viene a la cabeza la media de edad entonces y la duda de si existe un público poco formado, ¿es el Jazz algo complejo de digerir para los más jóvenes, falta de cultura musical?

No existe cultura de Jazz. Para el público existen discos que son al Jazz lo que el Quijote a la literatura, pero que no se encuentran en las tiendas de España, suelen estar descatalogados puesto que las tiradas de discos en España desde que llegó son muy limitadas, mientras que en los años 60 se encontraban grandes tiradas de discos como podía ser Karina, por ejemplo, de Jazz sólo se prensaban 100 discos y aquellos que eran los representantes de las empresas de discos no los vendían bien. Esta situación continúa hoy, ya que en la mayoría de tiendas de discos no existe un apartado para el Jazz, por lo que se fomenta esta falta de difusión. Además, las ventas de discos de Jazz, en su mayoría suelen ser autoeditados por el autor que incluso se presta a regalarlos en los conciertos a modo de hacer conocer su obra.

El conjunto de cadenas privadas que posee la mayoría de la audiencia sólo ofrece material muy comercial, independientemente de la calidad, que es de todo tipo… ¿la cultura depende de la ley de la oferta y la demanda y la alternativa no es rentable?

Sucede debido a que no existe una educación musical sólida en España, partiendo de la misma base, motivos políticos, no se incentiva, e incluso se están poniendo trabas a su desarrollo, como es el cierre de muchas escuelas municipales de música. Esto hace que los más jóvenes no tengan acceso, ya que tanto el estudio como la compra del instrumento son muy costosos. Esto no sucede en otros países, por ejemplo EEUU, donde en la misma escuela estudian y aprenden a tocar un instrumento. Existen alternativas a la música comercial como es Radio 3, donde los más jóvenes se pueden familiarizar con todo tipo de músicas, no sólo aquellas que son más comerciales.

Dentro de las perspectivas de aquellos que inician su andadura hoy por hoy en este mundillo, ¿cómo ves el panorama?.

Las nuevas generaciones que están saliendo son bastante buenas y están pisando bastante fuerte. El problema que se observa, como se mencionó, es que no existen sitios donde poder tocar. No hay salas en Madrid para que los jóvenes puedan actuar y los que hay, son salas que estás asociadas a escuelas, donde suelen actuar por el hecho de actuar y tomarse algo.

La alta preparación hace que el músico de Jazz tenga hoy por hoy un lugar solo dentro de bandas de pop importantes, por lo que le renta a nivel económico debido al número de conciertos que se hacen por gira durante las épocas estivales, pudiendo dedicarse al Jazz en épocas de descanso, más por placer que por dedicación. El uso de estos músicos comenzó en España con Ana Belén y Víctor Manuel, ya que son capaces de tocar sin partitura, por lo que beneficiaba bastante al grupo, sobre todo cuando las condiciones del sitio hacían imposible usarlas porque se volaban. El músico de Jazz es capaz de continuar tocando, improvisando.

En general, los músicos se tienen que buscar la vida, existen muy pocas salas por lo que no se puede vivir de los conciertos. A veces, salen algunos bolos, si los empresarios así lo desean, pero no se obtiene el beneficio que se tiene por otros tipos de conciertos. Lo que fomenta que haya muy pocos. Aunque en España, lo que realmente sucede es que los jóvenes que salen de las escuelas superiores se convierten en profesores por lo que parece que se están creando profesores que a su vez crearán otros profesores.

¿Qué opinas sobre la fusión del Jazz con otros ritmos?

Las mezclas con gaseosa. En España ya se ha intentado fusionar el Jazz con flamenco, Pedro Iturralde en 1969 hizo el disco Flamenco Jazz, en colaboración con el guitarrista Paco de Lucía. Aunque no existe una fusión como tal, tal vez una cohabitación ya que los ritmos mediterráneos no tienen nada que ver con el Jazz, que en sí es una música de fusión entre los ritmos africanos y la música que se tocaba en Estados Unidos cuando se creó.

Las redes sociales son parte de la sociedad, Twitter, Facebook…¿qué piensas de estas nuevas formas de conectar con el público?

A fecha de hoy, no son muy útiles las redes sociales ya que sigue siendo algo minoritario, por lo que no va a significar que se consuma más Jazz. No uso ninguna red social, salieron un par de páginas llamadas Cifu para el Ondas, tanto de Facebook como en Twitter , pero en ningún caso estoy detrás de ellas. No sólo existen las redes sociales, también se puede acceder al Jazz por medio de las radios y los podcasts que se dejan en los portales web de las mismas. Un chico se puso en contacto por medio de correo electrónico pidiendo las referencias de un concierto que puse en el programa ‘Jazz porque sí’, es complicado darlas porque lo que pongo en el programa es de mi colección personal y son discos que pueden estar descatalogados desde hace muchos años.

¿Cómo ha influido la mano de Trueba para el Jazz en España? Calle 54, Chico y Rita…

Películas como Chico y Rita no han significado nada para el Jazz, ya que Trueba sólo se ha centrado en el afrocuban-Jazz. El público, es raro que tras el visionado de la película se ponga a descubrir quiénes son. Esto sólo ocurre con el público que es especializado.

Javier Provencio

Javier Provencio Torres, lleva más de 20 años dedicado al mundo de la música estudiando con grandes maestros en el I.M.T. de Madrid, en la Escuela de Música Creativa con Joaquín Chacón y en el Ateneo Jazz de Madrid con Félix Santos, entre otros. Trabaja como profesor de guitarra y armonía, y a lo largo de su trayectoria ha participado en diferentes formaciones musicales de diferentes estilos. Actualmente está grabando sus propios temas que en poco tiempo saldrán a la luz y que os haremos conocer. Nos ha dado su opinión sobre la dificultad que tienen aquellos que están empezando

¿La salida de España pasa por Barajas?

Creo que sí. La situación económica ha hecho que ganarse la vida con la música todavía sea más complicado. Los ayuntamientos tienen menos dinero para contrataciones musicales, ya sea artistas, orquestas, profesores, etc. Las reformas económicas, y la falta de interés por las autoridades por la cultura musical tampoco ayudan en este aspecto. Falta de oferta musical (diferentes estilos), en los medios de comunicación y poca cultura de música en directo son otros de los factores. El músico es un estudiante/trabajador, y los factores mencionados unidos a otros, crean inestabilidad, por lo que es normal que quiera buscar mejores opciones en otros países que valoran e invierten más en la cultura.

¿Formación es igual a oportunidades?

En teoría sí, cuanto más sepas más posibilidades tienes de abarcar o profundizar en diferentes estilos y por lo tanto abrir tus posibilidades de trabajo. Pero luego vemos que hay grandes músicos con una amplia formación que tienen serías dificultades para llegar a fin de mes o incluso encontrar trabajo.

Nos interesa saber cuál es tu estrategia para hacerte ver o conocer.

Hoy en día es fundamental estar metido en la red. Ya sea por un blog, página web, y por supuesto redes sociales