Sala Apolo

El Ayuntamiento de Barcelona emitió ayer, jueves 22 de noviembre, una orden ordenando el cierre de la Sala Apolo, así como de los locales adyacentes, sala de juegos y restaurante Apolo Diner. El cierre se debe a graves problemas estructurales localizadas en los cimientos del edificio después de una revisión realizada durante la mañana de ayer. Durante esta inspección se observó que las armaduras de los pilares y la losa de hormigón armado del sótano sufren efectos de la humedad en forma de corrosión.

La inspección, llevada a cabo por los Bomberos de Barcelona, los técnicos del Ayuntamiento y la Guardia Urbana, ha dictaminado que, a pesar de que “no hay riesgo inminente de colapso”, el local “no es apto para el uso de las actividades para las cuales tiene licencia”. Los propietarios de la sala, por lo tanto, deberán realizar reformas en el subterraneo de más de 1.400 m2 para subsanar estas deficiencias y volver a abrir los tres negocios.

La primera consecuencia del cierre de la Sala Apolo fue el cambio de sala del concierto de Bat for Lashes que tuvo lugar la noche de ayer. Hay que recordar que el recinto es uno de los principales lugares de ocio de la capital catalana y alberga una de las salas de conciertos más importantes de la ciudad, un local de referencia en la vida nocturna barcelonesa con más de 50 años a sus espaldas. Son decenas los conciertos y fiestas programados para las próximas semanas y meses, destacando las noches de Nitsa que tienen lugar cada viernes y sábado en la Sala Apolo y la [2] de Apolo, próximos conciertos como el de Micah P. Hinson y sobre todo la celebración, los próximos días 6, 7 y 8 de Diciembre, del FEstival Primavera Club.

Se espera un comunicado de los propietarios de la sala en algún momento del día de hoy aunque algunas declaraciones de algunos de los trabajadores de la sala dejan entrever que las obras de acondicionamiento podrían durar únicamente unos días.