Chris Cunningham

Videografía de Chris Cunningham (Parte 1): 1995 – 1996

En la anterior entrega de la videografía de Chris Cunningham os mostramos las primeras incursiones del artista en el mundo del videoclip, durante los años 1995 y 1996. El año 1997 fue quizás uno de los más prolíficos de su carrera, a pesar de que sus mejores trabajos no llegarían hasta el año siguiente.

El estilo visual de Chris Cunningham está caracterizado por la presencia de aliens y seres grotescos o deformes en atmósferas oscuras y claustrofóbicas. Estas paranoias son, en gran parte, consecuencia del ácido y las drogas que el artista consumió durante los años 1993 y 1994 para, según sus propias palabras, experimentar, concebir y abrir la mente a imágenes en movimiento.

Otro aspecto visual destacable es la presencia de robots y tecnología en muchos de sus trabajos, seguramente atribuible al tiempo que el artista pasó en el desierto de Namibia trabajando con Kubrick en el proyecto de Inteligencia Artificial, pero también a esos momentos previos en los que el artista gustaba de encerrarse en su cuarto y dejaba pasar las horas escuchando música electrónica, colocándose y dibujando robots y pornografía.

Algunos de estos aspectos sin facilmente reconocibles en los siguientes vídeos.

Life’s Addiction – Jesus coming in for the Kill (1997)

Imagen de previsualización de YouTube

Jesus Jones – The next big thing (1997)

Imagen de previsualización de YouTube

Geneva – Tranquilizer (1997)

Imagen de previsualización de YouTube

Dubstar – No more talk (1997)

Imagen de previsualización de YouTube

Jocasta – Something to say (1997)

Imagen de previsualización de YouTube

Muy probablemente alguno se sienta decepcionado con estos trabajos, o de momento no haya visto brotes de ese genio del que en tantas ocasiones ha oído hablar, pero hay que tener en cuenta que el artista engloba todos estos trabajos dentro de su primera etapa como realizador. Él mismo ha reconocido que durante estos primeros años se dedicó a dirigir el máximo de trabajos posibles como forma de perfeccionar su arte y recaudar fondos para futuros proyectos. Este es el motivo por el que actualmente Chris Cunningham reniega casi por completo de todos estos videoclips.

Ninguno de ellos está incluido tampoco en su DVD ‘The Work of Director Chris Cunningham’.

Aphex Twin – Come to Daddy (1997)

Imagen de previsualización de YouTube

Desde que Chris Cunningham empezara a experimentar con las drogas y con la música electrónica, otra obsesión estuvo rondando algunos años en su cabeza, nada más y nada menos que trabajar con el compositor de música electrónica Aphex Twin, para muchos la figura más innovadora e influyente de la música electrónica contemporánea. Fue en 1997 cuando se le presentó la oportunidad, y vaya si la aprovechó.

El videoclip de ‘Come to Daddy’, fue el primer gran trabajo de su carrera. Fue grabado en el mismo escenario que Stanley Kubrick utilizó en muchas escenas de ‘La naranja mecánica’, en los alrededores de un centro comercial de Londres demolido en 2007. El videoclip destila el estilo de Chris Cunningham por los cuatro costados. En el podemos encontrar todas las influencias de sus primeros trabajos.

La cara que llevan todos los niños es la del mismísimo Richard D. James (Aphex Twin). El videoclip fue elegido por la prestigiosa revista Pitchfork como el mejor videoclip de la década de los noventa. Curiosamente los diez primeros puestos de la lista están copados por Spike Jonze, Michel Gondry y Chris Cunningham.

Este trabajo supuso el punto de inflexión más grande de su carrera, y la llave que le abrió la puerta a trabajar con artistas de la talla de Madonna, Björk o Portishead y realizar los mejores trabajos de su carrera. Pero eso lo veremos en la próxima entrega.