Corizonas

Hace poco más de dos años se unieron como “Dos bandas y un destino” y recorrieron toda la geografía ofreciendo conciertos en múltiples salas y festivales. La experiencia fue positiva, de modo que se fusionaron en una sola formación, los Corizonas y durante todo este año han estado mostrando que esto funciona. Ahora mismo están embarcados en una extensa serie de conciertos de final de gira que acabará el próximo día 21 de diciembre en Logroño. Luego, seguirán cada banda por su propio camino. Arizona Baby se centrarán en su disco, recién sacado del horno, “The truth, the whole truth and nothing but the the truth” y Los Coronas volverán al estudio de grabación para seguir con su proyecto (que, por cierto, muy bueno).

Era mi primer concierto y encima el de Corizonas. Iba muy emocionada porque había intentado verles unas cuantas veces y el destino no había obrado nunca a mi favor, así que en el día y a la hora pactada estaba allí con mi cámara, ¡a bueno y mi hermana! Que tengo la intención de llevarla por el buen camino. Mi idea era twittearlo todo, contar hasta el más mínimo detalle pero según entro al auditorio empiezo a escuchar una guitarra más digna del medio Oeste que de un circo… por lo que me quedé magnetizada y, sinceramente, pasé de móvil, hermana y hasta del Sunsuncorda.

Todo comenzó con una instrumental y la banda, poco a poco, fue subiendo al escenario. Gustó, y mucho, la entrada de Vielba con un theremin . Posteriormente se presentaron como Corizonas y como maestro de ceremonias, el señor Javi Vacas al mando del bajo y comentando que los Arizona son guays y van de guays, y yo opino que Los Coronas están al mismo nivel y la mezcla no podía ser mejor. Con un sólo y buenísimo disco conjunto “The News Today” han llegado en plan destroyer y se han convertido en el grupo del año. Ya era hora de que el rock, country, folk y surf estuvieran en primera plana. Queríamos ya melodías psicodélicas con su punto de locura y sonidos marcianos.

Las canciones fueron rápidas como balas, ágiles y muy gozadas por todos los parroquianos que nos juntamos allí mientras ellos en el escenario sudando la camisa y mostrando la gran compenetración que tenían. En lo que se refiere a lo musical y entre ellos. Sólo había que ver a Vielba dándolo todo en el escenario, y más tarde fuera de él. En poco más de dos horas hubo hueco para canciones propias “The Falcon Sleeps Tonight”, “Hotel Room”, “Run To The Woods”, “Thieves And Liars”, “Run To The River” y para versionazas como “Piangi con me” de The Rokes, “Hiedra envenenada” (Ivy Poison) de The Cramps, “Wish you were here” de Pink Floyd. También gustó mucho cuando Loza, el batería de Los Coronas, que según ellos es el que más seguidores tiene en el Facebook, nos cantó “Supernaut” de Black Sabbath, y he decir que lo hizo con mucha rabia, muy bien. Tras el descanso cayeron canciones como “Queens of Hearts” y la canción, que ya casi es un himno de los Arizona, “Shiralee” que nos hizo prepararnos y como el agente Mulder, creer con “I wanna believe” y , lo que más sorprendió que la acabaran con, “Danger, High Voltaje!” de los Electric Six. Ains,¡alto voltaje! Era lo que se respiraba en el Teatro Circo Price, que aunque no estaba hasta la bola, estaba muy animado. Así que mi pregunta es, ¿cuándo repetimos? Que estamos ¡muy vivos!

Quería contestar a un tweet de Chema del Rey, que personalmente no le conozco pero que me cae muy bien: normal que el 70% de lo comentado en el Twitter fuera de mujeres, si es que ¡cómo nos gusta un hombre portando un buen mástil! Y si son varios, mejor. Con mástil me refiero al de la guitarra. Aunque, he de decir que las hormonas estaban revolucionadas.