Bon Jovi en directo

La promotora británica AEG, responsable de las giras de artistas como Black Eyed Peas, Justin Bieber, Alicia Keys, Taylor Swift o Bon Jovi entre muchos otros, ha anunciado que va a empezar a comercializar un nuevo sistema de precios para las entradas de sus conciertos. Este sistema sería muy similar al método que emplean actualmente las compañías aéreas, y busca combatir los precios totalmente desproporcionados que tienen actualmente las entradas de conciertos.

La idea se basa en la misma estructura de precios que usan las aerolíneas para sus asientos y que también se aplica en la mayoría de teatros, fijando el precio de la entrada en función de la proximidad del espectáculo.

Si eres desempleado o estudiante, es imposible ir hoy en día a un concierto en un estadio. Los fans habituales están pagando precios elevadísimos durante los últimos años.

Son varios los artistas que se han puesto en contacto conmigo recientemente preguntándome si es posible encontrar solución a este problema para sus próximas giras.

No estarás en primera fila, no estarás en el mejor sitio, no verás el blanco de los ojos del cantante, pero al menos podrás acceder al recinto. Creo que es el modelo a adoptar en un futuro próximo.

Rob Hallett (presidente de la agencia internacional AEG)

Algunos artistas, sin embargo, ya han expresado su desacuerdo con esta idea. Gwil Sainsbury (Alt-J) apunta a que no es justo que los más adinerados copen los mejores sitios en un espetáculo. La cantante Lianne La Havas, por su parte, afirma que la proximidad no implica necesariamente una mejor experiencia, y que esta va ligada directamente a la calidad del sonido.

Este movimiento se produce después de que Bon Jovi anunciase que las entradas más baratas para su próxima gira estarán disponibles por 16€, mientras que los asientos más caros alcanzarán los 160€.

Las 30.000 entradas que se pusieron a la venta la pasada semana para las dos fechas anunciadas por sus majestades satánicas, los Rolling Stones, con motivo de su 50º Aniversario, volaron en cuestión de minutos a pesar de que sus precios oscilaban entre los 112€ y los 470€. En cuestión de horas algunas entradas se revendían ya en eBay superando la desproporcionada cantidad de 7000€.

Habitualmente la mayoría de conciertos que se celebran en un estadio acostumbran a vender entradas a diferentes precios para pista y asientos. Este nuevo sistema plantea crear aún más categorías dentro de ese listado de precios. Los pros y los contras están claros, por un lado se lograrían precios más económicos para un número limitado de entradas a un evento, por otro se encarecería el precio de las entradas para ver un concierto desde las mejores posiciones del recinto, dejando estas entradas al alcance de muy pocos. Nos gustaría saber que pensáis vosotros.

Lo sentimos, no hay ninguna encuesta disponible en estos momentos.

Via | NME y BBC