Casa Jagër 2012

Este pasado fin de semana tuvimos la fortuna de asistir a una de las fiestas más esperadas y exclusivas de Barcelona. No, no hablamos del cumpleaños de Laporta en la Sala Luz de Gas, nos referimos a la Casa Jagër, una fiesta en una enorme mansión en las afueras de Barcelona con cientos de invitados, litros de cerveza, música en directo y por supuesto, muchísimo Jagërmeister. Y todo gratis!

Después de sus dos últimas citas anuales en Madrid, y una edición veraniega este mismo año en Valencia, la expectación por la vuelta de Casa Jagër a la capital catalana, donde tuvo lugar la primera edición en 2009, era muy alta. Desde el punto de encuentro, varios autobuses se encargaron de transportar a todos los invitados al lugar donde se encontraba la enorme villa que este año iba a albergar el evento, en algún punto cerca de Alella. Un camino rodeado de árboles y el sonido de la música nos indicaba el camino a una enorme casa iluminada con los colores y el famoso logotipo de Jagërmeister.

Cientos de personas se distribuían entre el jardín, las habitaciones de la casa, balcones y escaleras. En el interior volaban las cervezas y los chupitos de Jagërmeister mientras las chicas de la revista Vice amenizaban el cotarro antes de que empezaran las actuaciones de Los Nastys, las Thug Ladies, Raver Jewish y por supuesto los conciertos de Eagulls y Buzzcocks. Aprovechamos para saborear la deliciosa hamburguesa que nos ofrecen gratuitamente (ríete tú del Whopper o de las hamburguesas del Bacoa) y dar una vuelta por las diferentes habitaciones. En el piso inferior, los malagueños Canela Party pinchan en la habitación de los padres que ellos mismos habían decorado mientras algunos acaban de destrozar la cama de matrimonio inmersos en una lluvia de confetis. En el piso superior encontramos la habitación del hijo, decorada por el actor Eloy Azorín, donde alguno se para a echarse, cerveza en mano, una partida a la mítica NES de Nintendo conectada a un proyector. Todo entre posters de Regreso al Futuro, Rocky y La Historia Interminable. Un poco más adelante la habitación que nos faltaba, la de la hija, o lo que quedaba de ella, cuya decoración, a base de juegos de mesa, purpurina y otros elementos, corría a cargo de la diseñadora María Escoté. Cualquiera hubiera dicho que la artista había recreado la habitación de su infancia.

De vuelta al berenjenal, Eagulls dejaban paso a unos veteranos Buzzcocks, que hicieron gala de una gresividad ritmica inusitada para un grupo de su edad. El piso superior de la casa parecía transportarse a mediados de la década de los 70, a los inicios del punk-rock británico. Podrán gustar o no, pero lo cierto es que estos abueletes no dejan indiferente a nadie y merecen todo el reconocimiento del mundo. En el piso inferior las magníficas Thug Ladies se encargaron de cerrar el chiringuito. Las botellas de Jagërmeister vacías se acumulaban, pero la fiesta continuaba en el autobús de vuelta a Barcelona y con el fin de fiesta en la discoteca Factory.

Una experiencia increíble que de buen agrado repetiríamos sin dudar.

Casa Jagër 2012
Casa Jagër 2012
CasaJager_082
CasaJager_052
CasaJager_086
CasaJager_085
CasaJager_021

Fotos: Miguel Angel Herrero y Lula Mae