Los calamares son cefalópodos capaces de controlar el color y la iridiscencia de su piel a voluntad. No tienen oídos, transforman el audio en una señal eléctrica en un proceso similar al ocurrido en el interior de un micrófono. Son señales nerviosas las que provocan la estimulación de los cromatóforos (responsables del color del calamar) o las contracciones musculares. Los cambios de voltaje provocan señales electroquímicas que tienen como consecuencia un curioso efecto de colores.

¿Que sucede en la aleta de un calamar cuando se le estimula con ‘Insane in the brain’ de Cypress Hill? Observemos con un zoom óptico de 8X.

Si quieres saber más, Paloma T. Gonzalez-Bellido es una malagueña que estudió biología marina en Australia. Tiene un doctorado en Inglaterra y varios post-doctorados en EEUU. Hace solo unos días escribió un interesante artículo en español sobre la iridiscencia en los cefalópodos para Science Friday, donde también le hicieron una interesante entrevista que adjuntamos bajo estas lineas.

Fuentes: It’s OK to be smart | Backyard Brains | Pura Vida 3.0 | ” target=”_blank”>Science Friday