Más de tres décadas han tenido que esperar los afganos para volver a escuchar en las calles y locales de su capital el riff de una guitarra eléctrica, el bombo de una batería o una línea de bajo, concretamente el tiempo que ha transcurrido desde que el antiguo régimen talibán, que gobernó con mano dura el país desde 1992 a 2001, prohibiera la música rock por considerarla profana y contraria a sus creencias.

Será gracias al festival The Sound Central Asian Modern Music Festival, que ha empezado a celebrarse este mes de septiembre y se alargará durante el próximo mes de octubre. Si tenemos en cuenta que la mitad de la población de Afganistán (30 millones de personas) es menor de 18 años, podemos hacernos una idea de la cantidad de jóvenes que podrán disfrutar por primera vez en su vida de un concierto de música en directo. “No había visto un concierto desde hace mucho, mucho tiempo porque en Kandahar (donde vivo) hay combates con los talibanes que están allí, así que he venido hasta Kabul para ver este concierto”, dice uno de los asistentes.

A pesar de que, por motivos de seguridad, la inauguración y la fiesta de clausura se hayan programado en Nueva York, Kabul ha comenzado a acoger ya, desde hace unos días, diferentes talleres, jam sessions, y por supuesto largas jornadas de conciertos, como el de este último fin de semana, donde los asistentes disfrutaron, entre otros, del grupo Tears, liderado por la uzbeka, Sabina Ablyaskina.

Os recomendamos echar un vistazo a los vídeos de la web oficial y a su grupo de Facebook, así como a la pequeña galería de fotos de la BBC.co.uk.

¿Conseguirá la música hacer olvidar a los ciudadanos de Afganistan años de crímenes políticos y lucha armada?

Web oficial | The Sound Central Asian Modern Music Festival