Michael Jackson y Freddy Mercury en L.A.

Al igual que aquella foto de la que hablamos hace tiempo en la que aparecen dos jovencísimos Bob Marley y Michael Jackson, detrás de esta foto que me mostró en su día mi buen amigo Chema, de Corazón Elocuente, también se esconde una interesante historia digna de ser contada.

Todo empieza en 1978, cuando algunos todavía ni habíamos nacido. Michael Jackson se encontraba por aquel entonces grabando ‘Off the wall’ (1979), cuando Queen ofrecen al “rey del pop” incluir su tema ‘Another one bites the dust’ en el disco. John Deacon, bajista de la banda, llegó incluso a comentar que había escrito la canción pensando en él, pero a pesar de eso Quincy Jones, productor del disco, desestimó esa opción. A pesar de eso, Michael les animó a publicar el tema en su siguiente disco ‘The Game’ (1980), y curiosamente “Another one bites the dust” se convirtió en su primer número uno en Estados Unidos y en el single más vendido de la historia del grupo.

En 1982, debido a la admiración que se profesaban ambos artistas, Freddie ofreció a Michael Jackson grabar algún tema juntos. Parece ser que esa primera colaboración estuvo a punto de llegar en la grabación de ‘Thriller’ (1982), pero finalmente no llegó a buen puerto. En su lugar Michael grabó el tema ‘The girl is mine’ con la colaboración de Paul McCartney, seguramente por la trascendencia que tenía en aquel momento grabar con un componente de The Beatles. El disco fue lanzado al mercado el 30 de noviembre de ese mismo año y se convirtió en el disco más vendido de todos los tiempos, honor que todavía conserva a día de hoy.

Un año más tarde, Freddie Mercury decide irse a pasar una temporada a Los Angeles, donde ambos artistas compartieron muchísimo tiempo juntos. No había un día que no se encerraran unas horas en el estudio, y entre sesión y sesión podía verse a ambos con bastante frecuencia en diferentes locales nocturnos de la ciudad. Freddie confesó unos años más tarde a su biógrafo que durante esa época llegó incluso a enamorarse de Michael, pero él nunca entendió su humor británico ni su ritmo de vida. Fue entonces cuando ambos artistas grabaron las dos únicas colaboraciones que han visto la luz hasta la fecha, ‘There must be more to life than this‘ y ‘State of shock‘.

Michael había prometido a sus hermanos participar en un nuevo álbum, ‘Victory’ (1984), y ‘State of shock’ iba a ser uno de los temas del disco, pero finalmente la colaboración no vio la luz, y fue Mick Jagger, de The Rolling Stones, quién puso su voz a ese tema. Parece ser que Michael pilló a Freddie en el baño inyectándose heroína, lo que le llevó a cortar drásticamente cualquier tipo de relación con el cantante, aunque según Freddie el distanciamiento se debió al éxito masivo de ‘Thriller’, que provocó que Michael Jackson se retrayera en su propio mundo por miedo a que alguien le hiciera daño.

Como veis las conjeturas son muchas, pero lo cierto es que ambos artistas se han llevado la verdad a la tumba y, muy probablemente, nunca sabremos que pasó en realidad entre estos dos legendarios mitos de la música. De regalo otra foto de ambos junto a John Deacon.