Parece que poco a poco el culebrón Mallorca Rocks va llegando a su fin, y afortunadamente para los amantes de la música en directo se atisba un posible final feliz.

El Hotel Ibiza Rocks inició su andadura en 2008, con una novedosa oferta que apostaba firmemente por una exquisita selección de artistas de lo mejorcito del panorama internacional. Por su escenario han pasado grupos de primera linea como Arctic Monkeys, Kasabian, Vampire Weekend, Dizzee Rascal, The Kooks, MGMT, Klaxons, The Ting Tings, Soulwax, Florence And The Machine, Pendulum, Fatboy Slim, Madness, 2 Many DJ’s o The Prodigy, artistas que en su inmensa mayoría no habían pisado nunca las Islas Baleares. Debido al éxito y la gran acogida del público, el Grupo Fiesta inauguró el Mallorca Rocks, con una oferta paralela que apostaba por traer el mismo tipo de artistas a la isla vecina.

El inicio de la polémica llega en Mallorca a principios de este año, paralelamente a la presentación de los primeros grupos que iban a pasar por el Mallorca Rocks Hotel, y la ampliación del cartel de este de 5 a 17 artistas. Un informe jurídico del Consell de Mallorca dictaminaba que la iniciativa del Mallorca Rocks Hotel de Magaluf (Calvià) de realizar 17 conciertos entre mayo y septiembre ‘no resultaba posible’, ya que únicamente tenia la posibilidad de solicitar permiso para un solo concierto al ser considerada una actividad de carácter extraordinario. De esta forma el informe señalaba que la celebración de un evento musical de estas características en un establecimiento hotelero requiere de una ‘autorización especial‘ que, según ellos, se entiende como ‘puntual para la realización de una sola actividad’, tal y como prescribe la ley que regula las licencias integradas de actividad de Balears. Según el criterio de los técnicos de la institución insular, el ciclo de conciertos previstos para este verano demuestran una intención de repetición anual que no ampara ese permiso de carácter extraordinario.

A raíz de la publicación de este informe, la patronal de comercio turístico Acotur presentaba una denuncia ante el ayuntamiento de Calvià, que según el Consell de Mallorca es la administración a la que corresponde la aplicación de medidas cautelares sobre aquellas actividades que, presuntamente, no tienen licencia de apertura. En dicha denuncia se instaba a la Policía Local, dependiente del Ayuntamiento, a actuar para evitar que se sigan vendiendo entradas por parte de la promotora, argumentando competencia desleal. Mientras tanto, la cadena hotelera propietaria del Mallorca Rocks incidia repetidas veces en que contaban con todos los permisos correspondientes y no contemplaban la no celebración de los conciertos.

Unos meses después, Acotur se querellaba por indicios de prevaricación contra el Ayuntamiento por haber otorgado licencias extraordinarias no permanentes al Mallorca Rocks de Magaluf. A la querella se sumaban la Asociación de Discotecas y Salas de Fiesta de Balears y la Asociación de Empresas de Oferta Complementaria de Baleares. El argumento, en esta ocasión, apuntaba a la concesión de una licencia de actividad secundaria que permitía a los organizadores del evento ‘sortear’ los límites legislativos de un permiso extraordinario al año. Pepe Tirado, presidente de Acotur acusaba al Ayuntamiento de Calvià de ‘haber ocultado información y engañado a las administraciones competentes -Conselleria de Interior y Consell de Mallorca- a fin de favorecer a la empresa explotadora del Mallorca Rocks Hotel‘, propiedad de Abel Matutes, ex Ministro del PP.

El 31 de Mayo, el rapero londinense Plan B inauguraba la temporada de conciertos. Fatboy Slim, The Wombats y Biffy Clyro entre otros han actuado ya durante los meses de junio y julio sin ningún tipo de problemas. Este mismo mes, nos enterábamos de que finalmente el Mallorca Rocks cuenta con la licencia de actividad permanente, lo que le permitirá, sin ningún tipo de problema, la realización de los 17 conciertos programados para la temporada de verano de 2011. El permiso lo tuvo que tramitar cuando la programación pasó de ser esporádica (5 conciertos en 2010) a semanal.

El último episodio data de hoy mismo, 25 de Julio de 2011. La conselleria de Turismo del Govern se desdice y, en un informe jurídico reciente dice que los conciertos que organiza el Hotel Mallorca Rocks de Magaluf se ajustan a la normativa. El informe está fechado el 6 de julio de este año, poco después de que el ex alcalde de Calvià Carlos Delgado asumiese el cargo de conseller de Turismo, y expone que las conclusiones a las que llegó un dictamen realizado por el mismo departamento autonómico el 4 de mayo de 2011 deben ser “matizadas”. Este nuevo informe está realizado a petición del nuevo director general de Promoción y Coordinación Turística de la Conselleria, Jaime Martínez, ex-alto cargo del Consistorio calvianer con Delgado. La conclusión de este último informe es clara y contundente: ‘La organización de actuaciones musicales en directo fuera o dentro del establecimiento es una actividad turística de entretenimiento, complementaria de la actividad de alojamiento y, de conformidad con la Ley General Turística, puede […] ir destinada tanto a los usuarios del hotel como al resto del público en general, sin romper el principio de uso exclusivo’.

Finalmente parece que la polémica llega a su fin. Nosotros cruzamos los dedos para que este último informe suponga el fin a unas hostilidades originadas por puro interes económico, político y empresarial de las partes implicadas, en las que los únicos que salen perdiendo son, una vez más, los ciudadanos de las Islas Baleares (¿A alguien le suenan los ya extintos festivales Isladencanta, FeEstiu o Pitch?). Hace años que la situación del ocio y la música en directo en Mallorca es lamentable, con un único empresario capaz de hacer y deshacer a su antojo. Este señor debe comprender que esta novedosa oferta de Magalluf atrae a mucho más a la gente que su lamentable oferta de alcohol, pachanga y barra libre que promociona en sus discotecas BCM y Millenium Beach. Acotur debería asumirlo y abandonar esta batalla, comprender claramente que a más turismo, más comercio.

Los conciertos deberían celebrarse, y el Ayuntamiento poner los medios necesarios para velar por el cumplimiento de la normativa vigente y las correspondientes ordenanzas de Medio Ambiente, para prevenir ruidos y vibraciones. Lo que ellos califican de ‘macroconciertos’, tuvo el año pasado una asistencia de aproximadamente 10.000 personas, es decir, estamos hablando de una asistencia de 2.000 personas por concierto, un número bastante razonable. A los que argumenten que este tipo de acontecimientos pueden perjudicar a los vecinos de esta zona carente de domicilios y claramente orientada a la hostelería, les recuerdo que los conciertos están programados de 20:00h a 23:00h 23:59h y nunca ha acontecido ningún altercado.

Fuentes | Diario de Mallorca y MallorcaConfidential.
Wen oficial | Mallorca Rocks Hotel