Toundra @ Primavera Sound 2011
Foto: Miguel Angel Herrero

Tras el pequeño fiasco de la noche del miércoles en el pueblo español, el jueves empezaba para nosotros, con muchísimas ganas, el verdadero Primavera Sound. Nos acercamos bien pronto al Parc del Forum, justo a tiempo de ver a uno de los máximos exponentes del sello Aloud Music, hablamos, claro está, de la banda de rock instrumental madrileña Toundra. Su potente directo es siempre una apuesta segura, y la nueva ubicación del escenario Pitchfork, al lado del mar y bajo la placa fotovoltaica, hizo que el concierto mereciera mucho la pena, a pesar del sol abrasador que a primera hora de la tarde brillaba sobre nuestras cabezas. Para mi, uno de los mejores conciertos del jueves.

En aquel momento el portal web del festival llevaba caído desde primerísima hora de la mañana, haciendo imposible la vinculación de la tarjeta a la correspondiente cuenta de usuario donde habíamos recargado nuestro saldo. Las tres barras a las que nos acercamos estaban fuera de servicio y nos decían que abrirían en breve. Todavía no teníamos ni idea de la que se nos venía encima.

Ante la imposibilidad de poder vincular la tarjeta en la web del festival, nos acercamos al punto de vinculación y recarga más lejano del festival, entre los escenarios ATP y Llevant, sin embargo, al llegar nos encontramos las casetas cerradas y a los trabajadores sentados en las sillas de la zona de recreo. Muy amablemente nos informan de que tienen problemas y no saben nada de abrir las casetas de momento. Con este panorama decidimos sacrificar el concierto de The Record Summer, que ya habían empezado a tocar en el ADIDAS Originals, por la apasionante hora exacta de cola que nos deparó la única caseta de vinculación de tarjetas que había activa en el festival. Tras algún problemilla la tarjeta queda vinculada y me transmiten la agradable sorpresa de que no puedo cargar saldo mi tarjeta de crédito, para ello debo hacer cola en las casetas de al lado. ¿Otra apasionante hora de cola? No gracias, recargo los 10€ restantes y marchamos apresuradamente al correctísimo comienzo de Sonny & The Sunsets en el Escenari Llevant. Los de Sonny Smith sonaban maravillosamente pero, a medida que pasaba el concierto, el escenario se les iba quedando algo grande. Mi cuerpo me pedía algo menos descafeinado y lo poco que vi de Cults en el ATP tampoco fue la solución. Aunque bastante agradables, demasiado pop, demasiado hype, demasiado por trabajar en directo. Ni siquiera ‘Go outside‘ logró compensar, al menos quién aquí escribe esperaba algo más, sobre todo de Madeline Follin.


Of Montreal - Primavera Sound 2011 - Jueves - 08
Foto: Scanner.fm

Con solo dos barras funcionando y colas de más de una hora para acercarse a una de ellas, los que prendieron definitivamente la mecha del festival fueron sin duda alguna los estadounidenses de Of Montreal. Con una puesta en escena colorida a la par que incendiaria, el grupo se ganó con creces a todos los presentes en el escenario San Miguel, convertido desde las 20.00h en una auténtica fiesta. Confetis, globos, banderas, disfraces y un Kevin Barnes dándolo todo encima del escenario hicieron de esta actuación otra de las mejores de la jornada.

Eran ya más de las 21.00h y las barras seguían sin funcionar. Es de recibo que precisamente el año en el que nuestro festival preferido pretendía dar un salto de calidad y consolidarse como referente internacional, la falta de previsión provocara que miles de personas se estuvieran perdiendo a sus artistas preferidos por la incompetencia de unos pocos. No acabo de entender que en un festival a la altura de este no tuviera previsto un plan B en caso de que su nuevo y novedoso sistema informático fallara estrepitosamente como lo hizo las noches del miércoles y el jueves. Aproximadamente a las 22.00h por fin dotaron a todas las barras del festival de un cajón y les dieron permiso para que empezaran a cobrar en metálico. Cual fue mi sorpresa y la de muchos cuando nos encontrábamos sin dinero en efectivo (y sin ningún cajero en 2km a la redonda) para poder pagar en las barras del festival, donde no se podía pagar con su propia tarjeta, la misma para cuya recarga nos habíamos chupado horas de cola. Podéis imaginaros el tamaño de las colas en las dos únicas barras que si la aceptaban. Cuando por fin se les ocurrió la fenomenal idea de devolver el dinero que habíamos recargado en la tarjeta, lógicamente, nos aguardaba otra cola de cerca de media hora. Por lo tanto, a las infinitas colas que hubo que hacer para 1) canjear el abono por la pulsera, 2) vincular tarjeta y recargar saldo, 3) conseguir una bebida en una de las dos únicas barras operativas, tenemos que sumar ahora una 4) para recuperar el dinero de la tarjeta. Mención a parte merece el hecho de que todas y cada una de las casetas estuvieran abiertas para recargar (todo facilidades), pero solo tres ventanillas lo estuvieran para devolvernos nuestro dinero. Sin comentarios.

Mención a parte merecen todos aquellos que, después de haberles tocado mediante sorteo entradas para ver a Sufjan Stevens en el Auditorio, tuvieron que quedarse fuera ante la imposibilidad de vincular su tarjeta. De escándalo.

Ya bien entrada la noche, una vez solventadas las horas de cola y, ahora si, cerveza en mano, pudimos disfrutar de otra de las sorpresas de la jornada, la actuación de Antwan Patton (Outkast), más conocido como Big Boi. Bajando las escaleras del escenario Ray-Ban, un tanto desaprovechado este año por cierto, sonaba ‘Ms. Jackson’. Conciertos como este son los que hacen que los menos indies agradezcamos la apertura del festival a otros estilos de música. Hip-hop en estado puro y la gente dándolo todo.

Tuvimos tiempo de llegar al final de Glasser, proyecto electrónico de la californiana Cameron Mesirow a medio camino entre Björk y Florence + The Machine. El escenario Pitchfork estaba lleno hasta la bandera y se hacía complicado hacerse paso por sus escaleras intentando llegar al escenario principal para otra de las actuaciones más esperadas de la noche, la de Grinderman.

Caribou @ Primavera Sound 2011
Foto: Miguel Angel Herrero

Prometo que no es nada personal pero, aún a riesgo de que me lluevan los insultos, el proyecto del señor Nick Cave no me parece nada del otro mundo. Mucho rock, mucha actitud, pero yo no se que hacen trayendo a este hombre año si y año también. Un San Miguel a reventar indicaba que el resto de asistentes no pensaban como yo. Momento ideal para coger un buen sitio y disponernos a disfrutar de Caribou.

Y ya te digo si lo disfrutamos. No solo nos sacamos la espinita de no poder verlo el día anterior, si no que presenciamos uno de los mejores conciertos de la jornada. Temas como ‘Odessa‘, ‘Kaili‘ o ‘Sun‘ sonaron de lujo en un escenario ATP que se quedó pequeño y donde no cabía ni un alfiler. La portada de su último trabajo, ‘Swim’ (2010), proyectada a modo de osciloscopio gigante en el escenario, y la mezcla de pop, psicodélia y electrónica que caracteriza al músico de Canadá, ayudaron a crear una atmósfera fantástica. Sin duda alguna un concierto de sobresaliente. Lo siento por los que eligieran Interpol.

La siguiente apuesta, la de Salem, no nos salió tan redonda. A Flaming Lips los teníamos muy vistos de pasados festivales, no así el witch-house de los norteamericanos. Su ‘King Night’ (2010) era, cuanto menos, para tenerlos en cuenta. Sin embargo bastaron solo dos o tres temas para salir por patas y si te he visto no me acuerdo, sin duda alguna la decepción del día.

Con Wayne Coyne sonando de fondo decidimos que una retirada a tiempo es una victoria y pusimos punto final a una agridulce primera jornada.

Lo mejor:
– Toundra
– Of Montreal
– Big Boi
– Caribou

Lo peor:
– La pésima organización del festival