David Guetta @ Coachella

David Guetta, productor musical y uno de los DJ’s más populares del panorama internacional, afirmaba ayer en una entrevista en la versión digital del diario El Mundo que la música vive un gran momento y decía no entender las quejas al respecto. A la pregunta que le hizo la periodista Beatriz García sobre el estado actual de la industria musical el francés contestaba tajante:

No entiendo por qué dicen que es un mal momento. La música está en un momento increíble. Antes, dependías de poder acceder a un estudio, de que te fichara una discográfica. Ahora, lo haces todo con tu portátil y si no te han fichado tienes la posibilidad de colgar tu música en la red. Además, la música es mucho más democrática ahora porque puedes apagar la radio y buscar en internet lo que no te ofrecen las emisoras. Para mí es un momento inmejorable para hacer música. Yo hago muchas cosas con mi portátil sin necesidad de nada más.

Curiosamente, y hace solo unos días, un análisis del economista con la cátedra Frederick R. Kappel de Economía Aplicada en la Universidad de Minnesota, Joel Waldfogel, afirmaba rotundamente que las descargas no han perjudicado a la creación de nueva música como las discográficas y las sociedades de derechos de autor pretenden hacernos creer. Enrique Dans enlaza y comenta hoy el artículo en el que este economista compara la creación de música antes de la aparición de Napster y tras la aparición de la iTunes Music Store de Apple. La conclusión es clara y resalta que el estado actual de producción musical es mejor ahora que antes, debido especialmente a la importante reducción de barreras en las fases de creación, promoción y distribución lo que se traduce en la posibilidad de experimentar de mucho más sencilla.

Mientras tanto, nuestro Gobierno, liderado por un desgastado José Luis Rodríguez Zapatero, sigue haciendo caso omiso a la Comisión Nacional de la Competencia, a la propia Unión Europea, e incluso a las sentencias del Poder Judicial español, que llevan años dando la razón a las páginas de enlaces en sus respectivos juicios contra las entidades de gestión. En TODOS ellos las sentencias han dejado claro que enlazar no es delito. Esta semana, sin ir más lejos, la propia Audiencia Nacional anulaba la orden ministerial que regulaba el canon digital. Lejos de admitir sus fallos la SGAE y la polémica Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, están ya confabulando para seguir exprimiendo a los ciudadanos de pie y contribuir un poco más a engordar las pensiones de algunos directivos y las cuentas bancarias de ciertos artistas afincados en Miami para evadir pagar impuestos y que luego se dedican a insultar a las mismas personas que les dan de comer.

La pregunta ahora es ¿cuanto tiempo más vamos a tener que aguantar esta gran mentira?