Es lunes, el final del verano se palpa en el ambiente, pero aún así una historia como esta es capaz de arrancarte una sonrisa para empezar bien la semana y hacerte ver que todavía hay cosas y personas que valen la pena ahí fuera.

Sucedió en la segunda guerra mundial, poco después del famoso desembarco de Normandía que decantó el final del conflicto a favor de los aliados. El protagonista de la historia es el veterano de guerra Jackie Roy Tuner, un estadounidense aficionado a la trompeta y destinado por aquel entonces al frente francés. Esa noche su superior le pidió que no tocara la trompeta debido a la presencia de un francotirador alemán, sin embargo Jackie hizo caso omiso al consejo de su superior y, suponiendo que su enemigo estaría tan solo y asustado como él, decidió deleitar a las tropas de ambos bandos con la famosa Lili Marleen, una canción alemana escrita por un soldado durante la primera guerra mundial y compuesta por Norbert Schultze.

No se escuchó ningún disparo esa noche, solo el sonido de la lluvia y la trompeta de nuestro protagonista. A la mañana siguiente, un soldado alemán se entregó para ser trasladado a Inglaterra, se presentó ante el soldado y preguntó:

¿Quién tocó anoche la trompeta? Cuando oí la canción, me acordé de mi prometida en Alemania, de mi madre, mi padre, mis hermanos y hermanas… y ya no pude disparar.

Los dos hombres se dieron entonces la mano y fue cuando Jackie se dio cuenta de que aquel soldado no era su enemigo, únicamente un hombre asustado como él por culpa de la guerra. El poder de la música, dice el protagonista en el vídeo, con la voz casi entrecortada por la emoción.

A través de Amazings y Menéame.