Love Parade '10: Dance or die

Parece ser que el eslogan que la Love Parade había escogido para este año no podía ser más certero y desafortunado: ‘Dance or die’.

Hace menos de 24h saltaba la noticia, 19 personas han muerto y otras 342 resultaron heridas en una estampida humana que tuvo lugar en Duisburgo, al oeste de Alemania, donde se estaba celebrando la conocida Love Parade. Todo apunta a una deficiente organización y a un recinto capaz de albergar únicamente a la mitad del más de 1,4 millón de personas que como cada año se acercaron a disfrutar de una de las mayores fiestas de música techno del mundo. El recinto, totalmente vallado, había sido cerrado por haber superado ya su aforo máximo, sin embargo la gente siguió presionando para entrar y algunos empezaron a saltarse las vallas de protección y encararse con los miembros de seguridad. El problema llegó cuando una vieja escalera de emergencias por la que algunos intentaban colarse al recinto se derrumbó sobre la multitud en un viejo túnel de 10 metros de ancho y sin salidas de emergencia, incomprensiblemente el único acceso al recinto principal, haciendo que varias personas se precipitaran al vacio desde más de 8 metros de altura, y provocando el caos entre los asistentes. Después del incidente, la organización y las autoridades abrieron las salidas de emergencia del recinto principal, al mismo tiempo que decidieron no suspender la fiesta para evitar un desastre mayor.

La Love Parade se ha celebrado durante años en Berlín, hasta que en 2007 fue trasladada a la cuenca del Ruhr y en 2008 a Dortmund. Tras su suspensión del año pasado, esta era la primera vez que se celebraba en Duisburgo y el año que viene iba a tener lugar en Gelsenkirchen. Sin embargo Rainier Schaller, el organizador del festival, ya ha anunciado la cancelación definitiva del evento: “La Loveparade siempre ha sido una fiesta alegre y pacífica, pero en el futuro siempre quedaría ensombrecida por los acontecimientos de ayer“, indicó a los medios alemanes. Desde el respeto a las víctimas, sus familias y amigos, vamos a dejar de celebrar el festival, lo que significa el fin de la Loveparade”.

Quizás la voz más critica haya sido la de Matthias Roeingh, creador del festival en 1989 y más conocido como Dr. Motte: “Han cometido un tremendo error de organización ¿Cómo se puede poner una única entrada subterránea? Es un escándalo. Una única entrada a través de un túnel supone un desastre en sí mismo. La culpa es de los organizadores! Sabían que iba a llenarse ¿Qué pintan ahí las vallas de seguridad? Y con solo una entrada. Montar un recinto cerrado fue un error.

Hace poco más de una hora el Ministerio de Exteriores anunciaba más malas noticias para nuestro país, dos jóvenes estudiantes españolas han muerto en la avalancha del Love Parade. Otros cuatro estudiantes españoles habían resultado heridos pero ya han sido dados de alta.