Nueva Vulcano @ Primavera Sound 2010

Una vez superados los trámites de descansar y llenar el estómago, nos dirigimos hacía el recinto del Forum para disfrutar de una segunda jornada de conciertos. En la entrada una campaña para consolidar un nuevo logotipo en forma de cruz azul para la donación de sangre, una firma y a cambio un polo Draculín de regalo, fue como volver atrás en el tiempo. Ya en lo musicañ la tarde empezó tranquila, con The New Pornographers en el escenario San Miguel mientras nosotros degustábamos la primera cerveza en lo que antes alguna vez debió de ser césped. Fue un concierto entretenido, pero para mi gusto algo descafeinado. Es fácil intuir que en las primeras filas se lo debieron pasar muchísimo mejor, no es el pop de los canadienses santo de mi devoción.

No puedo decir lo mismo de Nueva Vulcano, un grupo del que imperdonablemente no había escuchado demasiado y que todavía no había tenido la oportunidad de ver en directo. Un estilo fresco y unas letras trabajadas las de este grupo de rock salido de las calles de Barcelona. Los catalanes de BCore deleitaron con un concierto serio y directo que pude disfrutar tranquilamente en la primera fila de un escenario que se fue llenando de gente según transcurría el concierto. No se les quedó grande el escenario Ray-Ban, más bien todo lo contrario, y por fin este grupo de Barcelona tuvo en casa el reconocimiento que merecían. Sus últimas palabras lo dicen todo: ‘Hemos llegado hasta aquí’. A los pocos que no los conozcan os recomiendo plenamente escuchar sus tres trabajos.

Llegaba la hora de una de las actuaciones más esperadas del día, la de los norteamericanos Spoon. No fue uno de los mejores conciertos del festival para el que escribe, pero a mi me sonaron bastante bien, la veteranía es un grado dicen, y dieciséis años en el escenario se notan, en este caso para bien.

Cocorosie @ Primavera Sound 2010

El sol ya nos había abandonado cuando llegamos al concierto de Cocorosie que hacía un rato que había empezado. Nunca había visto a este grupo de hermanas en directo, tampoco había escuchado nada de ellas, mis prejuicios las habían idealizado como uno de esos grupos gafapasta con los que no suelo llevarme bien, pero nada más lejos de la realidad. Sobre el escenario me encontré una voz preciosa, a medio camino entre el folk y el gospel, unas bases electrónicas increibles, que convirtieron ese momento en una auténtica delicia, creando una atmósfera maravillosa en las que me pareció distinguir flautas, arpas y algunas notas de piano. Después de haberlo escuchado con calma, debo decir que su ‘Grey Oceans’ (2010) es un regalo para los oídos, y tuve la suerte de escuchar como interpretaron casi todos sus temas delante de mis narices.

Llegaba la hora crítica, eran las 22.00h y tenía que tomar una decisión. Por un lado Wilco, sabía que era ir a lo seguro, pero ya les había visto en anteriores festivales. Además en julio tenía una cita en Bilbao, con Jeff Tweedy en solitario. Por otro lado Standstill, también les había visto en alguna ocasión, casan más con su estilo, y aunque diera un poco de pereza salir del recinto del festival para verles en el Auditori, este era precisamente el principal atractivo. La decisión estaba tomada.

Standstill @ Primavera Sound 2010

La prueba de oro estaba superada, no había cola en el Auditori y pudimos entrar sin ningún problema. El concierto estaba empezando y nos sentamos en las butacas traseras, si no recuerdo mal sonaba el ‘Todos de pie (Prefacio)‘. Tenía muchas ganas de escuchar en directo su último álbum y la verdad es que no defraudó, es más, de corazón os digo que fue una de las mejores actuaciones del Festival. Presentaban los de Barcelona su nuevo espectáculo ‘Rooom’, y el debut fue apoteósico. Una combinación de luces y audiovisuales que combinan a la perfección con su último trabajo ‘Adelante Bonaparte’ (2010), que representaron de forma totalmente íntegra. Si hay algo que no se puede evolucionar de estos chicos es desde luego la evolución que han experimentado desde sus primeros trabajos hasta encontrar su estilo propio, un estilo compacto y personal. Han sabido acercarse a un público más amplio sin dejar de lado sus raices más hardcore y underground, y aunque con sus dos anteriores trabajos en castellano ya contentaron a crítica y público, con este su último trabajo sin duda han conseguido subir un escalón más y colocarse en lo más alto del panorama nacional.

Standstill @ Primavera Sound 2010

Con un buen sabor de boca abandonamos el auditorio para dirigirnos a otra de las citas subrayadas en nuestro horario particular, la actuación de Panda Bear. Noah Lennox en solitario sin el resto de la tropa de Animal Collective. Decir que fue la actuación más decepcionante de todo el festival es poco. Pude ver al grupo en directo en el Sonar del año pasado y, a pesar de marcarse un concierto demasiado experimental pude disfrutarlo. Lo de este chico fue diferente, la horda de gente que abandonaba el escenario Vice después de solo tres canciones no puede estar equivocada. Yo tampoco pude aguantar más ese despropósito.

A escasos metros, en un escenario ATP a reventar, había otra apuesta segura. Shellac, el grupo de Steve Albini, ya mostró sus cartas en la edición del año pasado (y si no me equivoco también en la anterior), este año volvió a estar a la altura. Tres componentes, tres instrumentos, eso es lo único que necesitan estos tres virtuosos de la música para deleitar a los miles de personas apelotonados entre las gradas y ese bosque de cañas de bambú con olor a orín que tuvimos que atravesar para disfrutar el espectáculo. Sonido bruto y hardcore en estado puro que para los amantes del rock que sonaba como música celestial para los amantes del bombo y los riffs de guitarra entre tanto indie y powerpop. Y vaya bajo señores, habría que ver el ancho de esas cuerdas. Gracias Steve. ¿Hasta el año que viene?

Avalancha hacía el escenario principal, si la jornada anterior era Pavement quién consiguió la gesta de llenar el Forum, esta era la noche de Pixies. Fiel a mi fobia a las grandes multitudes me dispuse a disfrutar del espectáculo desde un extremo, bien acompañado de mis amigos. Debo reconocer que no le presté toda la atención que debiera a un grupo que, aunque me gusta, tampoco son santo de mi devoción (debéis estar pensando en que demonios hacía yo en este festival). Aún así agradecí un repertorio que a nadie debe pasar por alto, no en vano temazos como ‘Here comes your man‘, ‘Debaser‘ o ‘Where is my mind?‘ no se escuchan a diario. Yo ya lo había hecho, fue en aquel accidentado FIB de 2006, justo después de que el grupo volviera a los escenarios, y que me corrijan los que estaban en las primeras filas, pero creo que en este tampoco tuvieron la fiesta en paz los de Boston. Me pareció apreciar algún problema de volumen al principio que el grupo solventó con profesionalidad. Un concierto agradable, para mi gusto monótono y predecible, pero el público se fue contento, que es lo que importa, y yo me dirigí al escenario Pitchfork a buscar a mis amigos reflexionando sobre el increíble tamaño que las tetas del señor Kim Deal han alcanzado en estos cuatro años.

Después de saludar a los rezagados que llegaban con la entrada de noche moví mi trasero de nuevo al escenario Vice, a ver un grupo que se antojaba animado. Nada más lejos de la realidad, creo que la opinión es unánime al calificar el concierto de Yesayer como otro de los fiascos del festival. Ni siquiera su ‘Ambling Alp‘, canción con la que han promocionado esta edición del festival, sonó como cabía esperar.

Eran casi las 03.00h, tocaba salir por patas al escenario Ray-Ban. Ya había visto a The Bloody Beetroots en Nitsa con el señor Steve Aoki y aquello no tuvo nombre, de hecho puedo decir orgulloso que fue una de las mejores sesiones de electrónica que había visto. Pero para el Primavera Sound estos brutos del sello Dim Mak con máscaras de Venom nos tenían preparada una sorpresa en forma de tercer componente a la batería. No tengo palabras para describir ese live en directo, una burrada, increible, acojonante, bestial. Eramos cuatro gatos, pero según avanzaba el concierto la gente iba bajando poseída a la parte baja del anfiteatro. No cabía un alma, en las primeras filas no sentíamos las piernas, de hecho tengo el recuerdo bastante borroso (como todas las fotos que saqué), pero recuerdo perfectamente temazos como ‘Cornelius‘ y ‘Warp 1.9‘, pero sobre todo, oh señor, el gran momentazo de la noche, lo reconozco, estuve unos minutos poseido, pero no era para menos, por los altavoces estaba sonando el remix que su amigo japonés hizo en su día del ‘New Noise’ de Refused! Hardcore y electrónica de la mano, en estado puro. CAN I SCREAMMMM?!!! YEAHHHH.

El fin de fiesta lo puso merecidamente el DJ americano Diplo, pero ya estaba todo el pescado vendido.