terminal

Temática variada la de esta última semana en el blog puesto que ahora toca hablar de corrupción, deporte oficial de nuestro país al que lamentablemente empezamos a acostumbrarnos.

Publica el diario 20 Minutos en su edición digital que el alquiler de los terrenos de Boadilla del Monte, lugar donde se celebró durante tres años consecutivos el Festival Summercase, le salieron bastante baratos a Cinnamon, la empresa organizadora. Según el diario la empresa no tuvo que pagar ni un euro por los 70.000 m2 que el Ayuntamiento le cedió en el barrio de Viñas Viejas, y que se calcula pudo recaudar en torno a los 23 millones de euros. Curioso teniendo en cuenta que poco después entró en concurso de acreedores.

El festival llegó al pueblo madrileño de la mano de Free Handicap, que dirigía por aquel entonces Elena Sánchez Álvarez, esposa del ex-ministro Juan Costa y amigos ambos de Arturo Panero, ex alcalde de Boadilla y uno de los imputados de la trama Gürtel. Sospechoso.

La tasa por poner instalaciones en terrenos públicos asciende a 5,25€/m2, teniendo en cuenta los 70.000m2 del recinto, la cantidad estafada ascendería a los 1,1 millones de euros que indicábamos en el título de la noticia. Ángel Galindo, portavoz de Alternativa por Boadilla, ya ha anunciado que la oposición va a denunciar este acuerdo y llevarlo ante el Tribunal de Cuentas.

Spain is different.

Via | Jenesaispop