Hace unos días saltaba la noticia de que EMI, una de las cuatro grandes discográficas podría estar a punto de desaparecer. La compañía, con sede en Londres y propietaria los sellos Virgin y Apple entre otros muchos o de EMI Music Publishing, el mayor productor musical del mundo, tiene en su catálogo a grupos como AC/DC, Sex Pistols, Daft Punk, Coldplay, Elton John, Gorillaz, John Lennon, Kraftwerk, Led Zeppelin, el mismísimo Michael Jackson, Oasis, Queen o Radiohead por poner unos ejemplos. A pesar de eso, un modelo de negocio anclado en el pasado y que se resiste a evolucionar, ha provocado que la compañía acumule deudas y pérdidas por valor de 2.064 millones de euros en el último ejercicio, solo en 2009.

Hoy nos enteramos de que otra de las grandes, Warner Music, en números rojos desde principios del año pasado, anunciaba también grandes perdidas en su último trimestre, en concreto 17 millones de dolares, y su intención de retirar su catálogo de las plataformas que ofrecen música gratis en streaming, lo que significaría que sus grupos dejarían de estar en Last.fm o Spotify sin ir más lejos.
Hablamos de grandes bandas como REM, Marilyn Manson, Garbage, Jimi Hendrix, Metallica, Morrissey, Red Hot Chili Peppers o Frank Sinatra entre otros y comprende sellos tan importantes como Roadrunner.

Edgar Bronfman Jr, director general de la compañía ha dicho:

La reproducción de música on-line ha dejado de ser rentable para la industria. El modelo no se parece al tipo de negocio que esperamos defender en el futuro.


Aunque en un principio no se ha especificado si Warner Music iba a retirar todo su catálogo o simplemente dejar de ofrecer la música que publiquen en un futuro, parece ser que alguien de la compañía ha aclarado más tarde que esta medida no afectará a la música ya alojada en estás plataformas, aunque tampoco ha especificado si lo hará en un futuro. Lo cierto es que estas palabras contrastan con las de Rob Wells, vice presidente de Universal Music Group Internacional, otra de las cuatro grandes, que en enero dijo que Spotify era un modelo financiero muy sostenible.

Este es uno de los clavos ardiendo a los que me agarro para que la industria se de cuanta de que todavía pueden crearse nuevos modelos de negocios cuya clave es ahuyentar a la gente de comprar discos en el top malta o evitar que lo descarguen, y esto es precisamente lo que consiguen servicios como iTunes o Spotify.

Y ahí va mi reflexión, me pregunto que pasaría si las grandes discográficas quebraran y sus artistas tuvieran que huir a otros sellos más pequeños, sellos independientes que comercializan sus trabajos a un precio más barato. Me pregunto si aumentaría el ya de por si alto número de artistas que deciden auto-promocionarse y auto-editar sus propios discos como estamos viendo últimamente y si de esta forma se centraría el modelo de negocio en la auto-promoción y la música en directo. Quizás esta es la única solución a un panorama desolador en el que, a pesar de que cada vez hay más grupos y más medios a su alcance, la mayor parte del dinero va a parar a las discográficas y a las manos de los artistas que más viven del cuento y menos lo merecen. Por otra parte todas estas plataformas digitales están permitiendo que cada vez más grupos, los que de verdad están ahí dejándose la piel en el escenario y haciéndo música, se den a conocer y llenen poco a poco salas de conciertos cada vez más grandes. Y si no que se lo digan a los Artic Monkeys.

Actualización (11 de Febrero. 21:00h)

Spotify acaba de confirmar que el catalogo de Warner no va a dejar de estar disponible en su aplicación.
No se vosotros pero yo me inclino a pensar que en un futuro a corto/medio plazo Warner solo ofrecerá lanzamientos disponibles a usuarios de pago.