Si un día me enterase de que, estando yo vivo, alguien bautizara a alguien como “el nuevo Iñaki” me sentiría, como mínimo, raro. ¿Acaso es que ya estoy tan visto que es necesario re-bautizar a alguien con las que se suponen mis cualidades? ¿Y qué sentiría “nuevo Iñaki” al ver que sus elementos personales son sustituidos por los míos?

Pues todas estas cuestiones y más son las que debía plantearse gente como Adam Green, The Shins, Biffy Clyro, Interpol o Jack Johnson (entre muchos otros) cuando leían críticas en las que les llamaban, respectivamente, el nuevo Lou Reed, los nuevos Simon & Garfunkel, los nuevos Foo Fighters, los nuevos Joy Division o el Ben Harper blanco (quien, a su vez, era el Bob Dylan negro, lo cual convierte a Jack Johnson y a Bob Dylan en la misma persona). Incluso The Strokes fueron la nueva Velvet Underground.

La nueva ofensiva re-bautizadora la ha padecido autoKratz, quienes han sido (según ciertos críticos) la reencarnación de Daft Punk y de Primal Scream. A falta de uno, dos grupos. Dos grupos cuyos mikembros están vivitos y coleando. Y si me apuras, yo podría añadir a Kraftwerk, a New Order o a The Faint, por ejemplo.

autokratz1

A mí, la verdad, me da igual que suenen, o no, a otros grupos anteriores. Su primer disco de estudio “Animal” me gusta. Electrónica, rock, melodías, sintetizadores…tiene todos los ingredientes para echarse unos bailes en la plaza del pueblo mientras nos acercamos a alguna chavala, que es al final lo que nos interesa a todos, ¿no?

Por si aún no ha quedado claro lo que quiero decir, lo diré una vez más: “Animal” es un disco de electro-rock casi perfecto. Se nota que los miembros de este dúo londinense saben lo que quieren, y lo han conseguido plasmar a la perfección. Estaremos atentos a sus próximas fechas, ya que tienen planeado venir por Europa.

Os dejo con el tema que abre el álbum: Always More: