the duke and the kingRecuerdo haber dado muy malos consejos muchas veces. Haber aconsejado un libro, una película o un disco otras tantas y que nadie hiciera el menor caso. O peor aún, que alguien lo hiciera y en lugar de acordarse de mí tras la peli/libro/disco, se acordara de mis santas antecesoras (mención especial para las películas Casi Héroes y El experimento chiflado.)

El caso es alguna vez me ha salido bien oye; o el chico dejó a la chica antes de que se hiciera lesbiana, o se acabó poniendo calzoncillos sin agujeros para salir de fiesta y al final se los vieron, o la chica dejó al chico de la ropa interior Gruyere…

Pero hay una vez que recuerdo con especial simpatía, porque dio lugar a una minicadena de recomendaciones. Fue un jueves cualquiera mientras hacía un recado cualquiera. De repente escuché “We shot the world” de The Ponys en el Hay Pod. Y me pasó lo que pasa en los anuncios de móviles: me apetecía compartir título y artista con alguien. Escogí a nuestro compañero de blog, excompañero de colegio, excompañero de universidad y amigo Wilson Waters. Y a partir de ahí, comenzamos a escribirnos una recomendación semanal. Siempre en jueves. Y al principio, siempre por SMS, por lo que la llamamos JueveS.M.S. Muy ocurrente, sí.

Y el caso es que poco a poco empezamos a enviárnoslo entre más gente. Así que al final nos escribíamos por mail y nos enviábamos la canción. Pero no duró mucho; era un puto coñazo descargarte varias canciones desde el mail. Así que no triunfo.

Resulta que desde que mi hermano ha descubierto SPOTIFY (la semana pasada) me recomienda un disco diario. Y resulta que como hoy era Jueves hen pensado en escribir esto. Y aún más “resultas”, pues resulta que como llevo varios días leyendo noticias de músicos que alternan o pasan del micro al libro-Nick Cave, Francisco-Nixon, Antonio Luque, Robe, Corcobado… pues no voy a ser menos:

Así que mi JueveS.M.S. es el debut de The Duke & The King “Nothing Gold Can Stay”. No seré menos ya que Simon Felice, duque o rey de esta aventura y expríncipe y exbatería de Felice Brothers también es novelista. Y a la vez me jode recomendarlo y no haber estado el pasado 23 de Septiembre en el concierto que dieron en la Plaza del Rei de Barcelona.

disco the duke and the king

 Como ya hiciera Bon Iver tras la marcha de su chica-que no era lesbiana por cierto-, Simon se retiró con su amigo Robert ‘Chicken’ Buró a una cabaña a componer. Y como Bon Iver, Felice lo hizo a modo de exorcismo, para superar la muerte de su hija. Ironía de la vida y el destino, el cantante perdía a su primera hija mientras gestaba este primer disco, que parece contener toda la ternura que guardaba para la pequeña.

En palabras del artista allá por Abril:

Queridos amigos y familia, esto es sólo una pequeña nota para mostrar mi más profundo agradecimiento por todas las cartas y la preocupación que he recibido durante mi ausencia de la etapa The Felice Brothers en los últimos meses, y por el amor sin límites y convicción de que ha muestra de nuestra música a través de los años.

Este invierno ha sido un momento de la tragedia, la tristeza y la regeneración en mi vida. Había estado trabajando en un nuevo libro y grabar algunas canciones con mi viejo y querido amigo cercano a la casa de Robert en las montañas Catskill y mi amor hace mucho tiempo y yo estábamos esperando nuestro primer hijo. Luego, a finales de enero de la nada hemos perdido nuestra niña y realmente me rompió el corazón y se volvió mi mundo al revés. En el proceso de duelo fue una gran ayuda para convertir parte de la tristeza y la revelación en las canciones y después de un tiempo volví a Robert y yo en la cabina / estudio ponerlos abajo, y para terminar los demás registros que empezamos …

Último “resulta”: que el disco está en SPOTIFY, así que si alguien no lo conocía (aunque lo dudo, pues ahora mismo está por todas partes(dudo más que alguien conozca y lea este blog)) lo podéis escuchar y disfrutar sin esperar que alguien os lo envíe por mail.

Espero que tras escucharlo NO os acordéis de mis santas antecesoras.