Cuanto más feo es un perro más lo quiere su amo y más lo aprecia y recuerda cuanto más tiempo pasa fuera de casa.

Hoy me dio por recordar momentos de mi tierna infancia y me sorprendí de repente a mí mismo, abstraído, entre confusiones y coincidencias musicales varias.

Confusión por pensar que Pamplona-la que considero mi tierra y de la que llevo un tiempo alejado- era perro feo y por eso tanto la quería. NI MUCHO MENOS; hablo de mediados de los 90, de grupos que con el tiempo-ya sea en sus formaciones originales o en forma de nuevos grupos-han ido dando mucho que hablar. Hablo de grupos como Ritual de lo Habitual, Desoreka, Polaris, Tedium, Greenhouse Effect, Half Foot Outside, Rare Vocation, Psyke, Max Estrella, El Columpio Asesino, Grey Souls… Grupos que hicieron-y algunos hacen- que a Pamplona se la quisiera, añore y quiera por sí misma-guapa o fea-, a pesar de que en aquel momento, dichos grupos no tuvieran la respercusión mediática que otras escenas indies como Madrid o Gijón sí tuvieron; dicen que si no tocabas rock radiKal, no eras bien recibido.

tedium

Coincidencia porque todo esto lo pensaba mientras escuchaba el nuevo disco de Abraham Boba “La educación”. ¿Coincidencia? Sí: Abraham Boba es el nombre artístico de David Cobas Pereiro, vigués afincado en Madrid, quien otrora fuera uno de los miembros de Tedium, grupo navarro que sólo llego a editar un LP, “Full-Length Portrait”, suficiente para dejar con la boca abierta a más de uno y cayéndosele la baba a algún otro.

Pues resulta que “La educación”, el nuevo disco del ex-Tedium, fue publicado en abril pasado por Limbo Starr. Como dice el mismo David Cobas, no hay apenas similitudes entre ambos proyectos-pasado y presente-. “Tedium era un grupo de Rock anglófilo y anglófono”. Sin embargo, y a pesar de echar de menos la oscuridad y “anglofilia/fonía” de Tedium, se hace para recibir con placer cada escucha del nuevo disco del que promete ser uno de los mejores compositores futuros en la lengua de Cervantes.

abraham
Coincidencia además, porque mientras yo recibía mi educación escolar en aquella Pamplona de los noventa, Abraham Boba trabajaba en el Polideportivo de mi colegio; creo recordar que era objetor de conciencia.
Confusión-espero que fuera- cuando habiéndole pedido una vez que me dejara un balón de baloncesto para entrenar me respondió con un rotundo NO y de muy mala ostia.
Eso sí, en un futuro diré con una sonrisa que yo le pdía balones a Abraham Boba.
¿Confusión?
Por cierto, Cultura Noventa tiene el disco de Tedium para descarga.