Últimamente estoy dándole bastantes vueltas al nuevo álbum de Aidan Moffat (ex-Arab Strab), titulado “How to get heaven from Scotland”. Dicen los artículos que he podido leer al respecto que se trata de un disco más optimista y más amable que sus trabajos anteriores, aunque la verdad es que yo no puedo ni afirmarlo ni desmentirlo, ya que no había escuchado nunca un disco de este tipo con más parecido a un oso pardo que a un escocés, y por lo tanto no tengo referencias sobre la que compararlo.

Lo que sí que puedo decir es que me parece una auténtica obra de arte. Cuando escuchas un disco por primera vez y ya te pone la piel de gallina es porque acabas de hacer un descubrimiento importante, y más aún si hasta el artista resulta nuevo para ti. Una voz cálida que más que cantar recita, conduce con tanta suavidad las doce pistas del disco que cuando llegas al final sólo puedes pensar en volver a escucharlo desde el principio.

Quizás sea su capacidad para reflejar el ambiente escocés que tanto me gusta, o quizás su (al menos para mí) aire loureedesco, pero el caso es que no puedo quitarme de la cabeza cada una de las canciones que componen el álbum. Más que recomendable.