Hey, no sé cantar… pero sé tocar unos acordes y tengo algo que decir.

Éste sería el resumen de la epifanía musical del edimburgués Dan Wilson. Ocurrió cuando fue a ver un concierto de Jeff Lewis en Glasgow y vió cantar a Kimya Dawson.
Así de fácil es como nació su nuevo proyecto – y alter ego – Withered Hand .

Withered-hand

Sin embargo de tener algo que decir a decirlo va un mundo, y no fue hasta que su amigo Bart – de los geniales Eagleowl – le animó a que le echara cojones y superara su miedo escénico y su gran complejo de voz afeminada. ¡Y vaya si lo hizo!
Unos cuántos conciertos – y gallos – después, y tras haber reclutado como acompañantes a unos colegas del movimiento anti-folk de “Auld Reekie” su nombre empezó a hacerse un hueco en el underground escocés.
Neil Pennycook de Meursault (volveremos a hablar de ellos en P.A. por su debut) puso el estudio – su ordenador – y ayudó a Dan a grabar unos temas que darían lugar a su EP “Religious Songs” disponible en S.L. Records.
Esperemos que no le tenga tanto miedo a volar como a cantar y una vez despegue, podamos tenerle pronto por Barcelona.